Expertos piden acciones urgentes para abordar la epidemia mundial de diabetes

0

Miles de muertes evitables diariamente en todo el mundo.

Imagen de Tesa Robbins en Pixabay

Un informe publicado en la prestigiosa The Lancet con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra anualmente cada 14 de noviembre, reclama acciones para cerrar la brecha en la prevención y el cuidado de la diabetes.

En todo el mundo, 463 millones de personas padecen diabetes, de los cuales el 80% proviene de países de ingresos bajos y medianos (PIBM). En 2019, 4,2 millones de personas murieron como resultado de la afección y sus complicaciones.

¿Qué es exactamente la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre.

El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

Diabetes de tipo 2

La diabetes de tipo 2 (denominada anteriormente diabetes no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta) se debe a una utilización ineficaz de la insulina por el organismo. La mayoría de las personas con diabetes tienen la de tipo 2, que se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física.

Los síntomas pueden ser similares a los de la diabetes de tipo 1, pero son a menudo menos intensos. En consecuencia, la enfermedad puede que se diagnostique varios años después de manifestarse los primeros síntomas, cuando ya han aparecido complicaciones.

Hasta hace poco, este tipo de diabetes solo se observaba en adultos, pero en la actualidad ocurre cada vez más en niños.

Diabetes de tipo 1

La diabetes de tipo 1 (denominada anteriormente diabetes insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia) se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona. Se desconoce aún la causa de la diabetes de tipo 1 y no se puede prevenir con el conocimiento actual.

Entre los síntomas de esta diabetes se incluyen la excreción excesiva de orina (poliuria), sed (polidipsia), hambre constante, pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio. Los síntomas pueden aparecer de forma súbita.

Datos y cifras sobre diabetes de la Organización Mundial de la Salud

  • El número de personas con diabetes aumentó de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014.
  • La prevalencia mundial de la diabetes en adultos (mayores de 18 años) ha aumentado del 4,7% en 1980 al 8,5% en 2014. (1)
  • Entre 2000 y 2016, se ha registrado un incremento del 5% en la mortalidad prematura por diabetes.
  • La prevalencia de la diabetes ha aumentado con mayor rapidez en los países de ingresos bajos y medianos que en los países de ingresos altos.
  • La diabetes es una importante causa de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros inferiores.
  • Se estima que en 2016 la diabetes fue la causa directa de 1,6 millones de muertes. Otros 2,2 millones de muertes eran atribuibles a la hiperglucemia en 2012.
  • Casi la mitad de todas las muertes atribuibles a la hiperglucemia tienen lugar antes de los 70 años de edad. La OMS estima que la diabetes fue la séptima causa principal de mortalidad en 2016.
  • La dieta saludable, la actividad física regular, el mantenimiento de un peso corporal normal y la evitación del consumo de tabaco previenen la diabetes de tipo 2 o retrasan su aparición.
  • Se puede tratar la diabetes y evitar o retrasar sus consecuencias con dieta, actividad física, medicación y exámenes periódicos para detectar y tratar sus complicaciones.
Imagen: OMS

Diabetes: afección con múltiples y graves impactos en la salud

En promedio, la diabetes reduce la esperanza de vida en las personas de mediana edad entre 4 y 10 años y aumenta de manera independiente el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, enfermedad renal y cáncer entre 1,3 y 3 veces. La diabetes es una de las principales causas de amputaciones no traumáticas de piernas y pies y ceguera, especialmente entre las personas en edad laboral.

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve la vulnerabilidad de las personas con diabetes. Las personas con diabetes tienen al menos 2 veces más riesgo de enfermedad grave o muerte por el virus, especialmente en personas con diabetes mal controlada o que tienen complicaciones relacionadas con la diabetes, pero el riesgo también se ve agravado por las condiciones sociales en comunidades desfavorecidas que conducen a menor acceso a la atención y mayores tasas de comorbilidades.

Comisión de expertos para aconsejar al ámbito político

Si bien existen tratamientos y estrategias de prevención eficaces, las barreras para la provisión y el acceso significan que, en la mayoría de los entornos de atención, su uso es escaso.

La Comisión Lancet sobre Diabetes reúne a 44 expertos líderes que colaboraron durante cuatro años para desarrollar una estrategia integrada de componentes múltiples que involucra el rediseño de los flujos de trabajo clínicos y la capacitación de personal no médico para formar equipos de diabetes para apoyar el cuidado de la diabetes con la recopilación continua de datos para informar sobre las prácticas y políticas que podrían ponerse en marcha.

Seis recomendaciones para el tratamiento

Sobre la base de un análisis exhaustivo de los datos disponibles sobre el cuidado de la diabetes, la Comisión resume la mejor evidencia para el manejo eficaz de la diabetes, que se basa en seis componentes:

1) La reducción sostenida de peso en pacientes con obesidad de 15 kg o más puede inducir la remisión de la diabetes tipo 2 hasta por 2 años.

2) Reducir los niveles de azúcar en sangre (HbA1c) en un 0,9% (10 mmol / mol), la presión arterial sistólica en 10 mm Hg, la concentración de colesterol LDL en 1 mmol / L (39 mg / dL), o una combinación de los tres, puede reducir de forma independiente el riesgo de enfermedad cardiovascular, muerte por cualquier causa o ambas, en un 10-20% en pacientes con diabetes tipo 2

3) La reducción de múltiples factores de riesgo, incluso mediante el uso de estatinas e inhibidores del sistema renina-angiotensina (RAS), puede prevenir eventos cardiovasculares-renales en un 20-40% en personas con o en riesgo de tener diabetes.

4) El uso de inhibidores de SGLT2 y agonistas del receptor de GLP-1 puede reducir los eventos cardiovasculares-renales y las tasas de muerte hasta en un 40%, independientemente de su efecto sobre la reducción de la concentración de glucosa en sangre.

5) El uso de cuidados integrados basados en datos y en equipo a través de la reorganización de la provisión de atención médica puede reducir la muerte cardiovascular y por cualquier causa en pacientes con diabetes tipo 2 en un 20-60%.

6) La implementación de una intervención estructurada en el estilo de vida y el uso de metformina pueden prevenir o retrasar la diabetes tipo 2 en personas con intolerancia a la glucosa en un 30-50%.

La mitad de los casos, en países de ingresos bajos y medianos

Un nuevo modelo de la Comisión estima el impacto de estas estrategias. Por ejemplo, los diez países de ingresos bajos y medianos con la mayor carga de diabetes (China, India, Brasil, México, Indonesia, Egipto, Pakistán, Bangladesh, Turquía, Tailandia) representan 217 millones de casos de diabetes tipo 2, lo que representa casi el 50% de todos los casos de diabetes.

La Comisión estima que 3,2 millones de estas personas morirían en tres años si no se trataran, con 1,3 millones de estas muertes debido a enfermedades cardiovasculares. Reduciendo la HbA1c, la presión arterial y el colesterol LDL logrando una tasa de diagnóstico del 50%, asegurando el acceso a medicamentos esenciales como las estatinas, que están disponibles a un costo extremadamente bajo incluso en los países de ingresos bajos y medianos, en al menos el 70% de los pacientes.

Muchas muertes prevenibles

En los países de ingresos altos, generalmente se brinda atención de calidad a los jóvenes con diabetes tipo 1. Por el contrario, la mayoría de los jóvenes de los países de ingresos bajos y medianos reciben una atención mínima.

A nivel mundial, 1,61 millones de personas tienen diabetes tipo 1. La Comisión estima que 14.466 personas jóvenes (menores de 25 años) con diabetes tipo 1 murieron en 2017 en todo el mundo. La gran mayoría de estas muertes se pueden prevenir y la atención integral para la diabetes tipo 1 podría provocar más de 12.092 muertes menos cada año en este grupo de edad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here