Reclamarán cuatro años de prisión para el terrateniente que mató la lince Querubín

Lince tumbado mirando al frente
Foto: WWF

Cobraba subvenciones y ayudas por proteger a linces en su finca. Ecologistas en Acción se personará como acusación particular.

*Actualización de 11 de mayo de 2020

Querubín era una lince joven de poco menos de un año que había nacido en libertad junto a sus dos hermanos Quistión y Quitapón. Éste último también está desaparecido, lo cual hace sospechar a los investigadores del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) que ha podido tener el mismo final que su hermana Querubín y prosiguen las pesquisas para su localización.

El “asesinato” de la lince se realizó a una corta distancia, recibiendo 78 perdigones, según pudo constatar el Seprona a través de la necropsia que se le practicó al cadáver del animal, encontrado ya en avanzado estado de descomposición. Esta proximidad en el disparo descarta que el presunto autor confundiese a Querubín con otro animal, lo que delataría la intención del propietario de la finca de acabar con la vida del animal.

Además, el terrateniente y propietario de la finca donde tuvo lugar la muerte de Querubín ordenó a un empleado suyo que ocultase el cadáver del animal, lo que acreditaría, además, su intención de ocultar las pruebas de su delito.

Detallada investigación del caso y abrumadoras pruebas

Ecologistas en Acción de Extremadura se ha personado en las diligencias previas que se tramitan en el Juzgado de Instrucción nº 1 de Don Benito por la muerte de la lince ibérica llamada Querubín a manos de este terrateniente de la zona quien, además, estaba cobrando ayudas y subvenciones destinadas precisamente a la protección del lince en su finca.

Ecologistas en Acción de Extremadura confía en que el dilatado y escrupuloso informe policial elaborado por el Seprona, que consta de pruebas periciales, radiografías y testimonios, sirva para condenar a una pena de 4 años de prisión -la máxima que se le puede imponer por este delito- al, por ahora, presunto autor de la muerte de la lince. “Desde luego, las pruebas son tan abrumadoras que parece improbable que, en esta ocasión, eluda la condena, como ya aconteció en 2018 con otro cazador que mató a otro lince y que resultó absuelto al manifestar que había confundido al animal con un zorro”. Ecologistas en Acción de Extremadura quiere agradecer al Seprona, y especialmente al sargento Jesús Cárdenas, el celo y la profesionalidad con la que han llevado esta investigación.

*Actualización de 18 de abril de 2020

Dos detenidos por matar un lince encontrado muerto con 78 proyectiles en Badajoz

El Seprona ha identificado al presunto autor de los disparos y a la persona que lo enterró para ocultarlo.

La Guardia Civil, en el marco de la operación ”Caracal”, ha procedido a la detención de dos personas, por estar relacionadas con la muerte de un Lince Ibérico hallado en una finca de Don Benito. El ejemplar fue descubierto parcialmente enterrado, en avanzado estado de descomposición, en uno de los dispositivos desplegados por el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), para la búsqueda de dos Linces Ibéricos desaparecidos, desde el pasado mes de enero, en el Paraje “Sierra de la Ortiga” de Don Benito (Badajoz).

Fruto de este dispositivo, un perro del Servicio Cinológico de la Guardia Civil experto en la búsqueda de cadáveres, localizó al animal. Posteriormente, el lince fue embolsado y precintado para su envío al laboratorio para la realización de su correspondiente necropsia, al objeto de poder determinar la causa de la muerte.

A raíz de tales hechos, se iniciaron gestiones para saber la propiedad del acotado con el Servicio de Recursos cinegéticos y piscícolas de la Junta de Extremadura, y con la Sección de Vida Silvestre de la Dirección General de Sostenibilidad de la Junta de Extremadura, encargada del seguimiento de la evolución de los ejemplares de Lince Ibérico introducidos en esta zona.

Encontrados 78 proyectiles en su cuerpo

Aunque en primera instancia, se pensaba que los dos linces desaparecidos habían dejado su lugar de nacimiento por dispersión natural, técnicos del Proyecto LIFE habían alertado desconocer su paradero desde el pasado mes de enero porque en el seguimiento satelital del collar, con dispositivo emisor de señales, dejaron de ubicarlos en compañía de sus hermanos.

Al recibir el informe de la necropsia solicitada al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “Los Hornos” de Sierra de Fuentes (Cáceres), su resultado indicó que la causa de la muerte del lince fue “un traumatismo originado por disparo”, y que en su cuerpo existían alojados “78 proyectiles de cartucho, munición habitualmente utilizada para la caza menor”. Igualmente, en otro informe, que emitió el Centro de Análisis y Diagnóstico de Málaga, sobre el estudio de las larvas del cadáver, se expresó que la datación de la muerte del animal se incluye dentro del periodo indicado en la necropsia. Informe que ayudó sin duda en ubicar en el tiempo el momento de los disparos.

A partir de aquí, la investigación realizada para averiguar la autoría del suceso, concluyó con la identidad de la persona implicada. Asimismo, también permitieron identificar a la persona que enterró al animal, con el fin de ocultarlo, por indicación expresa del anterior cazador.

Lince Ibérico, especie en peligro de extinción

El Lince Ibérico (Lynx pardinus) es “el felino más amenazado del mundo”, según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), y está catalogado “EN PELIGRO DE EXTINCIÓN” por diversa normativa de aplicación internacional, europea, nacional y autonómica.

Los agentes continúan con las investigaciones para hallar al otro lince no localizado, hermano del anterior, al poder correr igual destino que éste, pues ambos especímenes descienden de los mismos progenitores adultos introducidos en el “Área del Órtiga”, medio natural elegido por la Junta de Extremadura para la implementación del “Proyecto LIFE IBERLINCE”.

El operativo fue desarrollado por efectivos del SEPRONA de Badajoz y Castuera, y un guía canino procedente de El Pardo (Madrid), asistido por el perro “TIÉTAR”, especializado en la detección de cadáveres. En todo momento se contó con la colaboración de Técnicos medioambientales de la Junta de Extremadura.

Linces – Vídeo