¿Dejará España de importar residuos para enterrar?

Proponen prohibir la importación de residuos para enterramiento en suelo español.

Imagen: Protesta de Ecologistas en Acción en Sanlúcar de Barrameda, en Bajo de Guía, al paso del buque Muzaffer Bey, con bandera de Panamá, con 5000 t de residuos tóxicos procedentes de Montenegro y con destino a Nerva (Huelva).

Las irregularidades advertidas durante el reciente caso de traslado de residuos tóxicos desde Montenegro para enterrarlos en Nerva (Huelva), a principios de 2022, causaron no poca indignación y alarma social. Hay que recordar que se trataba de un depósito de residuos cuya polémica construcción se justificó en su día como necesidad para las áreas industriales próximas de Huelva, Cádiz o Sevilla. Pero paradójicamente, como se ha visto, se ha convertido en depósito para importaciones de residuos llegados también de otros países.

El caso es recordado ahora por Ecologistas en Acción que, al hilo de la recién aprobada Ley de residuos y suelos contaminados para una economía circular, considera que “es el momento idóneo para que España deje de importar residuos de otros países con destino definitivo en vertedero, es decir, para enterrarlos”.

Cambio en la política de importación de residuos

El colectivo cita la Directiva europea de residuos y el Convenio de Basilea, que regulan los movimientos transfronterizos de residuos entre sus países firmantes, recordando que este documento prevé las posibles decisiones sobre la restricción o prohibición a la importación de residuos.

En el marco de esta normativa europea e internacional, Ecologistas en Acción ha propuesto a Hugo Morán, Secretario de Estado de Medio Ambiente, un cambio en la política de importación de residuos. El objetivo es prohibir la importación de residuos peligrosos y no peligrosos destinados a depósito en vertedero, con o sin tratamiento previo.

“Con esto se daría un paso hacia la economía circular de forma ventajosa para la industria nacional, pues los depósitos de seguridad que actualmente se encuentran en España tendrían su capacidad útil disponible para los residuos industriales producidos en territorio español”.

Importaciones que se han probado irregulares

Como decimos, la propuesta llega tras los recientes acontecimientos en el Puerto de Sevilla, donde el día 3 de febrero atracó un barco y se descargaron las 7.500 toneladas de residuos peligrosos provenientes de Montenegro. Esta operación contaba con el beneplácito tanto de la Junta de Andalucía como del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, competente de la autorización final. Gracias a una inspección realizada a instancias de una solicitud de Ecologistas en Acción, se descubrió que incumplía el condicionado establecido.

Los residuos debían haberse devuelto, pero al suponer un grave riesgo su traslado de vuelta, al final han sido enterrados en Nerva, municipio onubense con un vertedero tóxico a 700 metros del pueblo, donde ya fueron enterradas casi 40.000 toneladas de la misma procedencia en 2019 y unas 100.000 toneladas provenientes del desmantelamiento de un vertedero tóxico en Italia llegadas en los últimos tres años. Ese vertedero contiene 10 millones de toneladas tóxicas y se hace necesario su cierre inminente.

Ecologistas en Acción considera que en ningún caso sería aceptable defender el mantenimiento de vertederos tóxicos para ingresar dinero, poniendo en riesgo el medio ambiente, especialmente la Red Natura 2000, como en el caso particular de Nerva y muchos otros de la geografía española. No es la vía, afirma la organización, para implementar la transición ecológica ni la economía circular, y no solo por el traslado y por la propia ubicación de las instalaciones y las aguas tóxicas que evacúan, sino también por otros aspectos de salud.