Usar castigos como adiestramiento perjudica el bienestar de los perros a corto y largo plazo

Perro triste sobre un sofá
Pruebas científicas del impacto negativo de los métodos agresivos en el bienestar de las mascotas.

La percepción generalizada y el sentido común nos dicen que el uso de métodos de castigo como adiestramiento perjudica el bienestar de los perros, pero ahora tenemos además pruebas científicas que analizan este impacto negativo de los métodos agresivos en el bienestar de los perros de compañía.

Hay un número creciente de perros que se crían como animales de compañía, y los métodos con los que se los entrena varían ampliamente desde los que utilizan principalmente castigos positivos y refuerzos negativos (métodos basados en la aversión) hasta los que utilizan principalmente refuerzos positivos (métodos basados en la recompensa). Aunque el uso de métodos basados en la aversión ha sido fuertemente criticado por afectar negativamente el bienestar de los perros, estas afirmaciones no tenían detrás hasta ahora el apoyo en pruebas científicas sólidas.

Análisis exhaustivo recompensa vs. Aversión

El objetivo del estudio que aquí comentamos era realizar una evaluación exhaustiva de los efectos a corto y largo plazo de los métodos de adiestramiento basados en la aversión y la recompensa sobre el bienestar de los perros de compañía. Se reclutaron noventa y dos perros de compañía de tres escuelas de entrenamiento de perros basados en recompensas (grupo de recompensas, n=42) y cuatro de entrenamiento de perros basados en aversión (grupo de aversión, n=50).

Para la evaluación del bienestar a corto plazo, los perros fueron grabados en vídeo durante tres sesiones de entrenamiento y se recogieron seis muestras de saliva, tres en casa (niveles de base) y tres después de las sesiones de entrenamiento (niveles posteriores al entrenamiento). Las grabaciones de vídeo se utilizaron después para examinar la frecuencia de los comportamientos relacionados con el estrés (por ejemplo, lamerse los labios, bostezar) y el estado general de comportamiento del perro (por ejemplo, tenso, relajado), y se analizaron muestras de saliva para determinar la concentración de cortisol. Para la evaluación del bienestar a largo plazo, los perros realizaron una tarea de sesgo cognitivo.

Los perros del Grupo “Aversión” mostraron más comportamientos relacionados con el estrés, pasaron más tiempo en estados tensos y de bajo comportamiento y más tiempo jadeando durante las sesiones de entrenamiento, mostraron mayores elevaciones en los niveles de cortisol después del entrenamiento y fueron más “pesimistas” en la tarea de sesgo cognitivo que los perros del Grupo “Recompensa”. Estos hallazgos indican que el uso de métodos basados en la aversión perjudica el bienestar de los perros de compañía tanto a corto como a largo plazo.

Estudio: Does training method matter?: Evidence for the negative impact of aversive-based methods on companion dog welfare. Autoras: Ana Catarina Vieira de Castro, Danielle Fuchs, Stefania Pastur, Liliana de Sousa, Anna S Olsson. Publicación: bioRxiv.