Los bosques más biodiversos son más eficaces contra el cambio climático

0

Bosque frondoso y biodiverso con musgo y ramas tupidas
Un estudio encuentra que almacenan mejor el carbono durante largos períodos.

Los bosques naturales con una mezcla de especies arbóreas son más confiables y estables para absorber y almacenar carbono que las plantaciones dominadas por unas pocas especies arbóreas, tanto a lo largo del tiempo como en condiciones diversas. El estudio fue realizado por científicos del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia y su Departamento de Ecología, Evolución y Biología Ambiental.

Los científicos entienden que los bosques naturales muy biodiversos son mejores para secuestrar carbono que las plantaciones más uniformes y de rotación corta cuyos árboles se cosechan regularmente. Menos claros han sido los beneficios relativos al almacenamiento de carbono de los bosques naturales versus las plantaciones de monocultivos de árboles que comprenden solo unas pocas especies que permanecen sin cortar durante largos períodos.

El estudio analizó bosques en la India, donde las leyes de conservación han llevado a la preservación tanto de bosques naturales como de antiguos bosques madereros. Comparó la capacidad de ambos tipos de bosque para capturar y almacenar carbono en condiciones húmedas y secas en cinco reservas en una región montañosa conocida como los Ghats occidentales. Entre las áreas de estudio se encontraban antiguas plantaciones de teca y eucalipto que no se han cosechado para obtener madera en los últimos años, así como bosques tropicales de hoja perenne y caducifolios ricos en especies que se talaron selectivamente hasta 1980.

Cálculo de la capacidad de almacenamiento de carbono

En estudios de campo, los investigadores analizaron la riqueza de especies arbóreas y midieron la altura y la circunferencia de los árboles, utilizando esta información para calcular el almacenamiento de carbono y la biomasa aérea de los árboles. Mientras tanto, las tasas de captura de carbono se estimaron en todos los sitios mediante la detección satelital de la actividad fotosintética en un área geográfica amplia.

El estudio reveló una imagen algo compleja cuando se trata del almacenamiento de carbono. Las plantaciones de teca y eucalipto almacenaron entre un 30 y un 50 por ciento menos de carbono que los bosques naturales de hoja perenne, pero casi tanto carbono como los bosques húmedos de hoja caduca. Pero los bosques naturales mostraron una mayor estabilidad de la captura de carbono a lo largo de los años, y demostraron especialmente su temple en condiciones secas. Si bien las plantaciones de árboles capturaron de 4 a 9 por ciento más de carbono que los bosques de hoja perenne y caducifolio durante las estaciones húmedas, les fue mucho peor durante las estaciones secas, con una tasa de captura de carbono hasta un 29 por ciento más baja que la de los bosques naturales.

Debido a que los modelos climáticos muestran que el calentamiento global empeorará las sequías, la capacidad de los bosques naturales para absorber carbono incluso durante las estaciones secas es muy importante, subrayan los autores. El estudio concluyó que a pesar de que las plantaciones de árboles compiten con algunos bosques naturales para la captura de carbono, era poco probable que las plantaciones igualaran la estabilidad y, por lo tanto, la confiabilidad de la captura de carbono exhibida por los bosques, particularmente ante el aumento de las sequías y otras alteraciones climáticas. Eso contiene lecciones críticas para los conservacionistas y los funcionarios del gobierno, explican los autores del estudio publicado en Environmental Research Letters.

Fuente: Greater stability of carbon capture in species-rich natural forests compared to species-poor plantations. Publicación: Environmental Research Letters. Autores: Anand M Osuri, Abhishek Gopal, T R Shankar Raman, Ruth S DeFries, Susan C Cook-Patton y Shahid Naeem

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here