Investigando esa dura adolescencia perruna

0
Perra extiende su pata a su dueña
La investigadora Lucy Asher y su perra Martha / Foto: Glen Asher-Gordon

Un estudio indaga en como el comportamiento típico de los adolescentes no solo ocurre en humanos jóvenes, sino también en perros.

«Es muy importante que los propietarios no castiguen a sus perros por desobediencia ni comiencen a alejarse emocionalmente de ellos en este momento», explica la doctora Lucy Asher. «Es probable que esto empeore cualquier comportamiento problemático, como sucede en los adolescentes humanos».

Su reflexión llega al hilo de la investigación que ha liderado, con científicos de la Universidad de Newcastle y la Universidad de Nottingham, demostrando que el comportamiento típico de los adolescentes no solo ocurre en humanos jóvenes, sino que también ocurre en los perros. De hecho, se trata del primer estudio en encontrar evidencia de comportamiento adolescente en perros.

Más difíciles de entrenar

Los investigadores encontraron que los perros tenían más probabilidades de ignorar las órdenes dadas por su cuidador y eran más difíciles de entrenar a la edad de ocho meses, cuando están en la pubertad. Este comportamiento fue más pronunciado en los perros que tenían un apego inseguro a su dueño.

Pero Asher, profesora titular de Ciencias de Precisión Animal, en la Facultad de Ciencias Naturales y Ambientales de la Universidad, advierte que la adolescencia puede ser un momento vulnerable para los perros, ya que muchos son llevados a refugios para reubicarse a esta edad.

«Este es un momento muy importante en la vida de un perro», explica. «Es cuando los perros a menudo se vuelven a reubicar porque ya no son un perrito lindo y, de repente, sus dueños encuentran que son más desafiantes y ya no pueden controlarlos ni entrenarlos. Pero al igual que con los niños humanos adolescentes, los dueños deben ser conscientes que su perro está pasando por una fase y que esa fase pasará».

Monitorizando la «obediencia» durante la adolescencia

El equipo, que también incluía investigadores de la Universidad de Edimburgo, observó a un grupo de 69 perros para investigar el comportamiento en la adolescencia. Monitorearon la obediencia en los Labradores, Golden Retrievers y razas cruzadas de los dos, a la edad de cinco meses, antes de la adolescencia, y ocho meses, durante la adolescencia.

Los perros tardaron más en responder a la orden de «sentarse» durante la adolescencia, pero solamente cuando la orden fue dada por su cuidador, no por un extraño. Las probabilidades de no responder repetidamente al comando de sentarse del cuidador fueron mayores a los ocho meses en comparación con los cinco meses. Sin embargo, la respuesta al comando ‘sentarse’ mejoró para un extraño entre las pruebas de cinco y ocho meses.

Curva de entrenamiento en función de edad

Se encontró evidencia adicional cuando el equipo buscó un grupo más grande de 285 labradores, golden retrievers y pastores alemanes y cruces de ellos. Los propietarios y un entrenador menos familiarizado con cada perro completaron un cuestionario sobre ‘entrenabilidad’. Se les pidió que calificaran declaraciones como: ‘Se niega a obedecer órdenes, que en el pasado se demostró que aprendió’ y ‘Responde inmediatamente a la orden de recuperación cuando está fuera del alcance’

Los cuidadores dieron puntuaciones más bajas de «capacidad de entrenamiento» a los perros en la adolescencia, en comparación con cuando tenían cinco meses o 12 meses. Sin embargo, nuevamente los entrenadores informaron un aumento en la capacidad de entrenamiento entre las edades de cinco y ocho meses.

Los expertos también encontraron que, en común con los humanos, las perras con apegos inseguros a sus cuidadores (caracterizados por mayores niveles de búsqueda de atención y ansiedad cuando se separan de ellas) tenían más probabilidades de llegar a la pubertad temprano. Estos datos proporcionan la primera evidencia del impacto entre especies de la calidad de la relación en el tiempo reproductivo, destacando otro paralelo con las relaciones entre padres e hijos.

La ciencia confirma las sospechas e intuición de sus dueños

La doctora Naomi Harvey, coautora de la investigación de la Facultad de Medicina y Ciencia Veterinaria de la Universidad de Nottingham y la organización benéfica Dog’s Trust, dice que si bien los resultados de este estudio pueden no sorprender a muchos dueños de perros, tiene importantes consecuencias.

«Muchos dueños y profesionales de perros han sabido o sospechado durante mucho tiempo que el comportamiento del perro puede ser más difícil cuando pasan por la pubertad», analiza Harvey. «Pero hasta ahora no ha habido un registro empírico de esto. Nuestros resultados muestran que los cambios de comportamiento observados en los perros son muy similares a los de las relaciones entre padres e hijos, ya que el conflicto perro-dueño es específico del cuidador principal del perro y al igual que con los adolescentes humanos, esta es una fase pasajera».

Referencia bibliográfica

Teenage dogs? Evidence for adolescent-phase conflict behaviour and an association between attachment to humans and pubertal timing in the domestic dog. Autoras: Lucy Asher, Gary C. W. England, Rebecca Sommerville y Naomi D. Harvey. Publicación: The Royal Society. Mayo 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here